VIGNEMALE, AGOSTO 2013

 

Aquí teneís un vídeo sobre la salida al Vignemale.

 

plus.google.com/photos/100451853415688018242/albums/5923573984986350833

 

SALIDA AL VIGNEMALE
 Por fin llegó la ansiada salida al macizo del Vignemale y una vez más el equipo preparado cargados con un "armariomochila" nos fuimos de viaje.
Salimos de Autol con dirección a Cauterets (Francia) a las 6 de la mañana del viernes 30 de agosto Jose Luis, Amadeo,Chelu y Martha; nos juntaríamos con Jesús en el refugio de Bayssellance (2651 m), por motivos laborales le tocaba subir solo hasta el refugio y encima de noche.
Como buena secre, ademas del refugio para Amadeo, también contraté la meteo, así que salvo una niebla de última hora la noche del viernes, disfrutamos de un fin de semana espectacular, con mar de nubes incluído.
Primera parada en un área de servicio para tomar un café ,siempre escuchando los "reniegos" de Chelu que no le gusta parar ; la segunda parada fue ya entre Cauterets y Pont de Espagne, disfrutando de unas cascadas preciosas y aprovechando la última señal de cobertura que nos llegaba, dimos señales de que ya estábamos en nuestro destino.
Subimos a Pont de Espagne, donde dejamos el coche en un parking, y gracias al encanto de nuestro Presi a la vuelta dos días después, no nos cobraron el aparcamiento (para mí que le gustó al chico...).
Por delante, además de las 5 horas de viaje ya hechas y 450 km recorridos,  teníamos 6 horas de pateo hasta el segundo refugio, Bayssellance, el más alto de nuestro querido Pirineo. En esta ocasión queríamos vivaquear, así que al mochilón hay que añadir también el peso de las tiendas de campaña, sacos, esterillas, infiernillo, etc, en fin , con toda la casa para arriba. Amadeo si dormía en el refugio y llegó a tal distinción que en el refu le llamaban "Señor Cuevas".
A las 12 ya estamos en marcha y cogemos una cabina y un remonte que nos "teletransporta" al precioso Lac de Gaube (1459 m) con sus aguas cristalinas, donde nos deja ver la primera visión que tenemos ya sobre la espectacular Cara Norte del Vignemale, antes de adentrarnos en el valle.
Remontamos valle arriba disfrutando de preciosas cascadas y rincones, incluso algún alud quedaba persistente de la temporada anterior.
Después de 3 horas llegamos al primer refugio, Oulettes de Gaube (2151m) enclavado en el sitio más escultural del Pirineo, a los pies de la Cara Norte (si a uno le tapan los ojos se cree que está en los Alpes). Parada obligatoria a reponer fuerzas y a disfrutar del espéctaculo, dan ganas de quedarse ahí, pero aunque nos duela, sabemos que tenemos que subir aún otros 500 metros de desnivel para ir al refugio de Bayssellance.La subida a Bayssellance, en estos momentos envueltos por completo por la niebla, se hace interminable, él no poder ver nada es duro y se hace muy largo, y las fuerzas se empiezan a notar.
LLegada a la Hourquette d Ossue donde "gracias a Dios" después de más de 5 horas y media subiendo, nos permite un respiro y solo nos queda bajar a Bayssellance en 15 minutos. Montamos las tiendas de campaña, cenamos, disfrutamos de un descanso y esperamos la llegada de nuestro compañero Jesús por la noche. La noche está completamente cerrada por la niebla, y hubo momentos que dudamos de que Jesús viniera, pero nooo, a las 10:30 de la noche, aparece un frontal en la Hourquette, hacemos señas con la luz de que "ya estás llegando a tu casa compañero"; le echó muchos huevos el chaval, hacerse todo el recorrido sólo y gran parte de él de noche, así que este año le nominamos al Piolet de Oro.
Amanece el sábado en un mar de nubes sublime y nos permite disfrutar de las vistas hacia Gavarnie, Monte Perdido, la Brecha de Rolando, Taillón, etc.,hacemos las fotos de rigor y empezamos la marcha hacia nuestro objetivo, Pique Longue (3298 m).Lo primero toca bajar que se agradece mucho, pero sabemos que a la vuelta esa subida después se reirá de nosotros.
Buscamos paso lateral entre rocas donde se adivina una pequeña senda y poco a poco remontando laderas con nieve (increíble para las fechas que estamos) nos irá aupando hacia el Glaciar de Ossue, el segundo más grande del Pirineo después del Aneto. Paradita a ponernos los crampones y coger el piolet y continuamos.
El glaciar este año está en perfectas condiciones, no hay peligro de grietas, ya que está completamente cubierto por la nieve, en cambio cuando lo pisé el año pasado era puro hielo y las grietas estaban a flor de piel.
Continuamos hacia la base de Pique Longue, donde uno se quita la mochila, los crampones y lo demás y toca trepar hasta la cumbre. Las vistas son inmejorables en 360º, toda la zona de Gavarnie, Panticosa, Ordesa y dado el día cojonudo que hacía se veía hasta el inconfundible Midi d Ossau. Toca destrepar y la caída hacia el glaciar acojona un poco, pero se supera con creces; a Jose Luis y a Jesús aún les quedan ganas de calzarse el Pitón Carre (3197 m) y allá que se van.
Empezamos el descenso de nuevo con tranquilidad, dado el día tan bueno que hacía y porque no había prisa. Subida de nuevo hacia Bayssellance y a disfrutar del merecido descanso y de la cerveza ganada.
El Señor Cuevas volvió a cenar en el refugio y nosotros disfrutamos de unos perritos calientes que nos hizo el chef Jesús con ketchup incluído. Comerse una salchicha a esa altura y con esas vistas no tiene precio.
LLega el domingo y toca recoger todo de nuevo y para abajo, otras 5 horas de caminar, pero con un gran sabor de boca.
Paramos en Cauterets a tomar un "relaxing cup of cafe con leche"; el viaje de vuelta lo hicimos por el mítico collado de Aubisque, por donde pasa siempre el Tour de Francia.
Y ésto es todo amigos, en mente ya cualquier nuevo objetivo.


Saludos.

Club de Montaña Valbuena.